¿El aceite de oliva caduca?

Observando con detenimiento una botella o una garrafa de aceite de oliva, seguro que te os ha asaltado la duda de si este maravilloso producto caduca y si se puede seguir disfrutándolo posteriormente a lo indicado en el etiquetaje. La respuesta que te ofrecemos no puede ser más tajante: el aceite de oliva no caduca nunca, no se le considera un producto perecedero, pero es importante cuidar su estado de conservación ya que, y eso no debes olvidarlo, no gana con el paso del tiempo. Por tanto y sin rodeos la respuesta es “no” a la pregunta de si el aceite de oliva caduca.

¿El aceite de oliva caduca?¿Y la fecha de etiquetaje?

Entonces, en este caso, ¿ cómo debemos interpretar la etiqueta? Lo que nos indica es una fecha de consumo preferente, o sea, una aproximación al momento en el que el aceite de oliva empezará a perder. Por tanto, una mala conservación será un aspecto negativo que provocará que los aromas y sabores agradables se pierdan y a partir de ese momento puedan aparecer otros componentes que sigan minimizando sus grandes propiedades. ¿El aceite de oliva caduca? Ya hemos dicho que no, pero puede perder algunas de sus propiedades.

Etiqueta de consumo y de caducidad

La etiqueta de consumo preferente es distinta de la de la fecha de caducidad, la que encontramos en la mayoría de los alimentos y que anuncia que, a partir de ese instante, su consumo puede constituir un riesgo para la salud de las personas.

Debemos tener en cuenta que la fecha de consumo preferente no tiene la exactitud de la fecha de caducidad, y en el caso del aceite de oliva, está sujeta a múltiples factores. En primer lugar, dicha fecha la pone la empresa envasadora, que no tiene porqué ser la misma que la productora; en segundo lugar, cada envasadora emplea su propio criterio, hasta el punto de que dicha fecha no tiene necesariamente que estar vinculada con la fecha de cosecha. Por tanto, la famosa fecha es, como hemos explicado con anterioridad, una aproximación y, por ello, lo más seguro es que lo probemos nosotros mismos para comprobar su estado exacto. Bajo la certeza de que el aceite de oliva no caduca, los consumidores constituimos el mejor termómetro para evaluar el nivel de calidad.

¿Cómo conservar el aceite de oliva?

Como en todo en la vida, cuanto más cuidemos el aceite de oliva, más se prolongarán sus cualidades. Por eso, lo que debemos tener en cuenta desde un primer momento es conocer de antemano cuáles son los principales enemigos del aceite de oliva, qué factores son los que van a recortar, no su vida, sino la calidad y que, por ello, debemos evitar a cualquier precio. Los amigos indeseables serían la luz directa, el oxígeno, los olores intensos y, por supuesto, el calor y las variaciones extremas de las temperaturas. En conclusión, son prácticamente los mismos enemigos que tienen la mayoría de los alimentos, que prefieren pocas oscilaciones térmicas y rehuir la luz solar lo máximo posible.

¿Sabías que…?

Aunque tengas dudas sobre si tu aceite de oliva definitivamente ha caducado, lo que debes hacer nunca es tirarlo por el fregadero. Y te daremos dos motivos que no podrás refutar:

1.- La depuración de aguas residuales con presencia de aceites cuesta mucho de reciclar y, por tanto, dañas el medio ambiente. Si tu decisión es deshacerte de él, lo mejor es depositarlo en un punto de recogida. Seguro que tienes alguno relativamente cerca y, si no, busca en internet para averiguar cuál es el más próximo a tu domicilio.

2.- Con un minimo de esfuerzo y un poco de imaginación, a este aceite caducado le puedes dar una nueva vida, aunque en un primer momento no te lo parezca. Si eras algo habilidoso descubrirás como lo puedes utilizar para elaborar tus conservas, generan cremas cosméticas y la mejor crema de manos, reciclarlo haciendo jabones o, incluso, para dar masajes a tu pareja o a quien desees.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HAZ AHORA TU PEDIDO CON UN 10% DE DESCUENTO CUPÓN: ACEITE10