Historia

Hace más de 100 años que Aresté Teixidó se dedica al cultivo, producción, elaboración y envasado de Aceite de Oliva Virgen Extra. Aceite, de producción propia, que ha hecho de la calidad y la innovación dos de las señas de nuestra identidad. La tecnología al servicio de la tradición nos ha permitido, con el paso de los años, consolidarnos como referente del sector gracias a la calidad de la materia prima, la experiencia en los procesos de elaboración y la profesionalidad demostrada por esta empresa familiar.

Compromiso

Nuestro entorno, exige cada día un trato más eficiente y personal. A Aresté Teixidó nos queremos diferenciar por la calidad de nuestros productos, la consistencia y sencillez de las tareas realizadas y la exigencia en la higiene, siempre respetando el medio ambiente, utilizando fuentes de energía limpia para alimentar nuestra fábrica.

La tecnología al servicio de la tradición nos ha permitido consolidarnos como referente del sector.

Nuestros aceites

La calidad de la aceituna es condición indispensable para la obtención de un buen aceite.

Inviernos muy fríos, veranos muy calurosos y secos, combinados con un tipo de suelo ideal, que dan a nuestro aceite unas características especiales.

La cosecha de la variedad arbequina comienza a finales de octubre, haciendo un seguimiento cuidadoso al proceso de maduración del fruto, para obtener unos aceites muy afrutados y aromáticos que nos recuerdan a hierba recién cortada, con presencia de alcachofa, manzana y almendra, con un toque picante.

La molturación se realiza a las pocas horas de la cosecha. Durante todo el proceso hay un control esmerado de todos los parámetros de producción. Una molturación lenta y poco agresiva para el fruto, una batida corta y en frío, una separación por centrifugación directa y una decantación natural en depósitos de acero inoxidable antes del envasado.

Un proceso sencillo que nos da un zumo de oliva natural, bajo la mirada de la montaña del Montmaneu.